En busca del cuerpo perdido

por la Lic. Teresa Wasserman[

i]Este artículo fue publicado originalmente en forma separada en la revista Abraxas Magazine (dirigida por Hugo Basile) Nº 4 y 7, pero dada la importancia que tiene en lo referente a la Mitología de la Diosa desde los aspectos antropológico y psicológico y cómo éstos se vinculan a actuales patologías femeninas, decidimos volver a publicarlo en Mithos en forma completa, es decir, la primera y segunda parte, que esperamos disfruten.[/i]

Cuando el 7 de agosto de 1908 los
obreros que construían el ferro
carril a Willendorf (Austria) descubrieron entre las piedras una pequeña estatuilla arcillosa que representaba a una mujer regordeta y panzona, no sabían que habían encontrado el paradigma de la belleza femenina que flameó ante los deleitados ojos masculinos durante miles de años.
La mujer prehistórica valorada y admirada por su singular capacidad reproductiva (se desconocía la participación masculina en la concepción) también, como si ésto fuera poco, producía alimento en su propio cuerpo. Tenía un emblema que imponía en su papel de hembra paridora, de madre multípara, de gran campeona alimentaria: un cuerpo de vientre prominente y grandes senos colgantes.
La belleza endiosada, ese oscuro objeto del deseo masculino, era una gran panza que se proyectaba año a año para engendrar vidas que mantenía con el alimento producido y entregado en su envase de origen. Esta era la imagen de la seducción, el eterno femenino indisolublemente ligado en su esencia a la maternidad.
La imagen esculpida en hueso descubierta en la gruta de Isturitz (País Vero) como así también las imágenes encontradas a fines del siglo pasado en las grutas del sur de Francia y norte de España nos muestran varones embelesados ante estas soberbias matronas.
Pero este paraíso donde el cuerpo de mujer se desarrollaba libremente, sucumbió a la represión. La Venus de Milo, nuevo ideal de estética femenina que irrumpe con las huestes romanas hace 3.000 años, ya no tiene panza y despunta el futuro ideal: la cintura de avispa encerrada y reprimida en fajas y corsés. El encierro masculino, producto de la domesticación masculina en los albores de la historia, privó a la mujer del espacio público y también del espacio corporal.
A la nueva Venus no sólo le cortaron los brazos, la castración se ejecutó sobre el volumen de todo su cuerpo.
El varón en su ascenso al poder en la naciente estructura patriarcal, reprimió lo que por siglos fue el objeto de su envidia y reemplazó con el espíritu de los primeros dioses demiurgos de las religiones masculinas (padres exclusivos que creaban vida sin participación de mujer) el cuerpo de las eternas diosas prehistóricas, madres nutricias de la raza humana.
El in- video (envidia), el querer mirar desde los ojos del otro, es decir apropiándose de su cuerpo, se concretó desde varios frentes. La moda dictada por varones vistió el cuerpo de la mujer y en la actualidad avanza en el intento por neutralizar sus atributos imponiéndole una silueta cada vez más estrecha.
La alienación femenina en esta imago masculina de su cuerpo, la lleva a sentir como propio este deseo del otro. El ideal del yo es masculino.
El superyo como heredero del complejo de Edipo incorpora todas las prohibiciones paternas, también la censura al cuerpo femenino. Este se castiga con ropa cada vez más diminuta. Los talles extra- small (otro legado de la «globalización») obligan a las jóvenes a dietas rigurosas para poder entrar en la ropa de moda. Todo es impuesto, se anula la posibilidad de elección y de diferenciación.
Estos mecanismos de penetración se aplican también en otras áreas sobre los hombres dominados, que asumen pasivamente y hasta justifican la violación y el abuso de quienes, con el poder que la mayoría resigna, se imponen y se introducen en las geografías nacionales y personales. La colonización mental se lleva a cabo en los multimedios que eyaculan la ideología dominante en forma constante y solapada (como también anticipó George Orwell en su novela «1984»).
Estos aspectos determinantes de los modelos estéticos corporales son la base de las actuales patologías alimentarias y no pueden disociarse de los motivos originados en la historia personal. Es tan importante hacer conciente lo inconciente como tomar conciencia de la realidad social.
En estos tiempos de post-modernidad, donde las contradicciones se tensan más allá del límite y enfrentan al hombre con su propia destrucción, la anorexia y la bulimia son, no sólo un ataque inapropiado al cuerpo femenino y a su identidad (son patologías básicamente femeninas), sino una muestra más de alienación, de muerte del propio deseo atado al carro vencedor del deseo del otro. De un otro que en su cruenta e inexorable caída (si entendemos así el futuro del sistema jerárquico patriarcal) arrastra a quienes con vendas en los ojos se dejan guiar al precipicio.

En una estructura patriarcal, donde
el poder terrenal y está en manos
masculinas es inevitable que se consideren privilegiados los atributos varoniles.
Sigmund Freud, en el artículo “Teorías sexuales de los niños”, desarrolla 1a concepción que en la infancia busca justificar la diferencia anatómica de los sexos. Según Freud consideran al pene como el órgano primitivo y universal común a varones y mujeres, siendo estas últimas las que extraviaron tan valioso apéndice en el camino de su desarrollo.
A esta teoría infantil la llamó falocéntrica. El falocentrismo, es decir, la premisa universal del pene, nace, a mi entender, de una definida concepción ideológica adulta: primero fue el varón con su atributo distintivo (el pene), quienes no lo tienen son varones castrados, es decir, mujeres. Mujeres que añoraran por siempre tener lo que les falta, envidia mediante, (complejo de castración y varones que vivirán sosteniendo el miedo a perder lo que tienen (angustia de castración). Hasta aquí Freud. Pero si éstas son las teorías sexuales infantiles, ¿cuáles son las elucubraciones adultas?.
En la sociedad jerárquica que surge en Europa al final del período helénico y se consolida con el imperio romano, es desde el lugar de liderazgo y privilegio en !o social, económico y familiar que el varón también sobredimensiona su cuerpo. Al atributo evidente que lo diferencia de la mujer lo transforma en el órgano más preciado y de su cuerpo considerado forma original y primigenia nace la fémina, el mito adulto y judeocristiano de Eva.
Pero este parto masculino surge como un intento por emular desde el pensamiento mágico a la figura femenina. Es el cuerpo de mujer el que posee el milagroso poder de engendrar la vida y producir alimento.
Todos nacen de una mujer y ésto es más que evidente. La maternidad es contundente, la paternidad desconocida. Padre incierto, madre certísima. Sólo una argucia legal permitió a través del matrimonio patriarcal sellar, al menos formalmente, a los hijos con el apellido paterno (recién en los últimos años los sofisticados análisis de ADN permiten determinar en un 99% la certeza de paternidad ).
Los mitos de Adítí (lndia), de Ge-Meter (Grecia) o de la Magna Mater (Roma) son solo algunos de los que dan cuenta desde las religiones politeístas, que la vida se originaba en las grandes diosas paridoras.
La mujer tiene lo que al varón le falta y, como el monstruo de mil cabezas, no puede ser castrada, después de cada parto se vuelve a reproducir. El varón tiene un solo e irrecuperable pene, la mujer todos los hijos que quiera.
La envidia es masculina.
El varón en su ascenso al poder (coincido con la concepción de una sociedad primitiva sin liderazgos, como bien lo han demostrado Lewis Morgan, Marvin Harris, Levy Bruhl, Letorneau, entre otros), intentó apropiarse de estos dones femeninos y construyó desde las religiones de los dioses-padres y desde el lenguaje (entre otros aspectos) un cuerpo maternal masculino.
El lenguaje alfabético surge en la civilización occidental coincidentemente con las estructuras sociales que afianzan el rol dominante masculino y es utilizado como forma de posesión de los atributos procreadores y alimentarios envidiados. Esto se hace evidente al analizar la etimología de las palabras que designan al llamado sexo fuerte.
Masculino deriva del vocablo mas (del latín masmaris) que significa hijo varón. Siguiendo la cadena etimológíca maris (del latín mare-rnarís) significa “agua de mar”, de donde derivan el nombre María (mujer del mar) y marido ( fecundo, unido). Por otro lado el prefijo mari implica aumento, reduplicación (marimanta, marimorena) y también mujer (marimacho). Es decir que al vocablo mari alude tanto a concepción (unido, fecundo) como a sus efectos (aumentar, duplicar).
El otro térmíno de la palabra masculino puede provenir de la desinencia latina culínus-a-um, que indica el lugar donde se produce una acción o del vocablo latino culina – ae ( de donde deriva culinario). Este último significa cocina, lugar donde los romanos quemaban los manjares funerarios y está también relacionado con la acepción anterior.
En otras palabras, mare es el agua donde surge la vida, el líquido amniótico universal, es mujer en el nombre de María y en el prefijo marí alude como reduplicación, a la capacidad femenina por excelencia. Masculíno es entonces, mujer fecunda que se reproduce y alimenta.
La palabra varón (que tendría que escribirse con b), tiene como procedencia más aceptada la del vocablo germano bero derivado del alto alemán óeron, due significa portar, llevar, producir. Para algunos etimologistas es más acertado considerar su origen en el vocablo antiguo alto alemán ba rn , que significa infante, prole. Pero en definitiva éste también remite a beran. Es decir que varón es el que produce y lleva hijos.
Hombre proviene del latín homo – homínis que deriva a su vez de humus – i que significa tierra. En la cultura griega ge meter es Tierra Madre. Ge es a la vez el nombre de la tierra y de la primera diosa que dio origen a la dinastía de los dioses. Ge, la tierra (humus para los latinos) como decía Cornelius Castoriadis . “…es la diosa originaria y connota las maneras de ser esenciales de la tierra: fecunda y nutridora, que es lo que connota también el significante madre. La identificación de los dos significados tierra-madre es evidente”.
Semen, producto masculino por excelencia, deriva del latín semen-seminis que significa semilla. Semilla es la parte femenina de la planta y proviene a su vez del vocablo semino que significa engendrar. La semilla consta de embrión y de tejido nutritivo, se desarrolla a partir del ovario maduro y se produce por fecundación en el gametofito femenino.
Al gametofito masculino se lo llama polen.
Este travestismo lingüístico, este nombrarse con atributos de mujer demuestra y confirma el deseo de apropiarse de los dones femeninos y pone en evidencia desde el lugar de la falta, el agujero de la masculinidad, como ha quedado anatómicamente plasmado en este ídolo de la cultura condorhuasi.

Lic. Teresa Wasserman

Bibliografía
Sigmund Freud- “La organizacíón genital infantil” Obras completas-Tomo I
Cornelíus Castoriadis “La institución imaginaria de la sociedad”-Vol I
Pedro F. Monfau-“Diccionario etimológico”
Juan P. de Andrea – Diccionario Latin Castellano
M. Aparicio y F. Carrio – “Dioses, mitos y héroes”.

Escrito con el Navegador Flock
Anuncios

Un comentario el “En busca del cuerpo perdido

  1. me parece fantástico leer un artículo que promueva la reivindicación femenina en la historia universal y que contribuya a esclarecer la cosmovisión androcéntrica a la cual se nos ha sometido indiscriminadamente en todo orden de cosas, desde el colegio, la religión y la sociedad en si.
    me atrevo a recomendar un libro: mujer y educación, de carlos Lomas et al, habla sobre el tema desde varios puntos de vistas.
    de antemano gracias por el espacio para comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s