Estados alterados y alternativos de conciencia

por Hugo Basile

” he preferido hablar de cosas imposibles, porque de lo posible se sabe demasiado….”

Silvio Rodríguez

” El místico, dotado de talentos naturales y siguiendo las instrucciones de un maestro, entra en las aguas y descubre que sabe nadar, mientras que el esquizofrénico, sin preparación, sin guía y sin talentos, ha caído o se ha lanzado intencionalmente y se está ahogando”

Joseph Campbell

Para poder entender la razón de este teórico debemos tener en cuenta dos factores: el primero es que la psicología social tiene un esquema sobre el cual se construye y con el cual interactúa con la realidad que le permite ampliarse y articularse con nuevos conceptos que van apareciendo conforme avanza la sociedad y los conocimientos que este avance conlleva. Este esquema es lo que Pichón Rivière denominó ECRO.

El segundo factor es que como trabajadores de la salud mental, no podemos dejar fuera conceptos que puedan parecernos de importancia por el hecho de no ser tomados en cuenta por los modelos psicológicos tradicionales.

Qué es un modelo científico?

Los modelos son representaciones simbólicas que describen los principales rasgos o dimensiones de los fenómenos que representan. Como tales, son sumamente útiles para descomponer fenómenos complejos en representaciones más simples y mas fácilmente comprensibles.

Sin embargo, por los modelos se paga cierto precio. En los últimos años se ha empezado a tomar cada vez mas conciencia del poder de modelos y creencias sobre la configuración de la percepción. Especialmente cuando son implícitos, se dan por supuestos o se aceptan sin cuestionarlos, los modelos llegan a funcionar como organizadores de la experiencia que modifican la percepción, sugieren ámbitos a la investigación, le dan la forma y determinan la interpretación de datos y experiencias de modo tal que vayan obteniendo los resultados que los mismos modelos profetizan. La naturaleza auto realizadora y auto profética de este proceso indica que los modelos se autovalidan, es decir, que sus efectos sobre la percepción y la interpretación se convierten en argumentos a favor de su propia validez, que configuran la percepción de manera congruentes consigo mismos……. Los modelos tienden a ser autovalidantes…….

…Los problemas se plantean sin embargo, cuando clínicos e investigadores dan por supuesto que el hallazgo del motivador o factor postulado fundamenta exclusivamente el modelo particular que ellos defienden.

…Además, los fenómenos que se encuentran fuera del modelo tenderán a ser excluidos de toda consideración o malinterpretados… por ejemplo, como el psicoanálisis no contempla la posibilidad de estados de conciencia trascendentes, ha tendido a interpretarlos desde su propio punto de vista como regresiones patológicas del ego de proporciones casi psicóticas…..(“Más allá del ego” intro, Pág.17)

El trabajo en situaciones de emergencia y crisis requiere de tener un entrenamiento dentro del campo perceptual bastante especial, teniendo en cuenta que en una emergencia nuestra percepción de la situación en sí juega un papel preponderante.

Es por esto que para poder abarcar las distintas modalidades de percepción deberemos tener una mirada lo suficientemente amplia, que abarque no solamente aquellos “modelos” aceptados oficialmente, sino también aquellos que aún no han sido tomados por el saber oficial pero que si se han desarrollado lo suficiente dentro de un campo más alternativo, y que podrían ser los emergentes de nuevos paradigmas dentro de la salud mental.

En los últimos cincuenta años han aparecido nuevas vertientes que si bien científicas, no son aceptadas totalmente por la ciencia desde un punto de vista formal, son situaciones fronterizas que rozan un campo que, al día de hoy, la ciencia se resiste en abordar: y estamos hablando del campo del espíritu.

Cuerpo mente y emociones son tomados en cuenta, a veces disparmente dado que en la era del racionalismo se le otorga más importancia al pensar que al sentir, pero la posibilidad del espíritu como parte propia del ser humano, tan comprobable o no como el pensamiento o las emociones, ha sido evitada a nivel oficial, en forma sistemática siendo delegado al campo de la religión o de la mística como si en definitiva fuera todo lo mismo. Hemos pasado de la represión del sexo a la del espíritu, hoy decir alma es como decir orgasmo en la época victoriana.

Bordeando esta temática, y centrándonos específicamente en la salud mental, tenemos el ejemplo de Carl Jung, que aún hoy es relegado de la psicología “oficial” por haber indagado más allá de lo que el paradigma de la época permitía. Por ejemplo, haber planteado la existencia del inconsciente colectivo le costó prácticamente su destierro del campo del psicoanálisis.

Sin embargo este destierro lo hace pionero del tema que hoy queremos abordar y que es el de la Psicología Transpersonal, desarrollado después más ampliamente por teóricos como Abraham Maslow, Stanislav Grof, Ken Wilber, Frijtof Capra, Charles Tart y otros.

Qué abarca la psicología transpersonal ?

Algunas de las definiciones que podemos tomar son:

“La psicología transpersonal se interesa por la expansión del campo de la investigación psicológica hasta incluir el estudio de los estados de salud y bienestar psicológico de nivel óptimo. Reconoce la potencialidad una amplia gama de estados de conciencia, en algunos de los cuales la identidad puede ir más allá de los límites habituales del ego y de la personalidad.

La psicoterapia transpersonal incluye los campos e intereses tradicionales, a los que se agrega el interés por facilitar el crecimiento y la toma de conciencia más allá de los límites tradicionalmente reconocidos. En ella se afirman la importancia de las modificaciones de la conciencia y la validez de la experiencia y la identidad trascendentales. ”

Por su parte, Stanislav Grof define a las experiencias transpersonales como:

” son aquellas en que se da una expansión de la conciencia más allá de los límites habituales del ego y de las limitaciones ordinarias del espacio”

Decimos entonces que un Estado Alterado de Conciencia (EAC) es una expansión de la conciencia y de la percepción más allá de la personalidad y de el espacio y el tiempo.

La investigación de estos EAC comienza a fines de la década del ’50, principio de los ’60, a partir del descubrimiento del LSD25 (1938), sustancia psicodélica sintética descubierta por Albert Hoffman. Si bien esta sustancia fue tomada en un principio como estrictamente alucinógena, se trabajó en el ámbito psicoterapéutico descubriéndola como liberadora de los contenidos del inconciente con resultados diferentes de acuerdo a la historia personal de cada paciente.

La profundización en el uso de sustancias psicoactivas llevó a la investigación en el uso de plantas psicotrópicas por parte de culturas indígenas. La diferencia entre sustancias psicoactivas y plantas psicotrópicas reside en el hecho de que las primeras liberan contenidos inconcientes personales en tanto que las segundas lo complementan con contenidos que no son propios del conocimiento de la persona sino que la trascienden.

Estas experiencias llevaron a profundizar en las tradiciones orientales que contemplaban diferentes estados trascendentes, pero partiendo no del uso de sustancias externas sino de distintas técnicas introspectivas que conducían a los mismos estados.

La posibilidad de acceso a estados trascendentes por medios naturales abrió nuevas áreas de investigación y al mismo tiempo nuevos cuestionamientos sobre la naturaleza de la psiquis humana.

Podemos hacer una pequeña clasificación de los medios por los cuales se puede acceder a estos estados de conciencia alterados:

1) Artificiales: Podemos llamar artificiales a aquellos en los que interviene un factor químico externo, ya sea sintético o natural. Entre los sintéticos podemos encontrar al LSD25, el éxtasis (MDMA) y otras sustancias químicas procesadas en laboratorios. Entre las naturales podemos mencionar a diversos hongos como el peyote, la mescalina (sustancia activa del peyote), la ayahuasca (mariri y chacruna), huachuma o San Pedro, Amarita Muscaria, y otras plantas utilizadas en ceremonias de tradición chamánica.

2) Naturales: Podemos llamar naturales a aquellos en los cuales no intervienen sustancias externas sino que son inducidos por determinados estados psíquicos o físicos de origen voluntario o accidental. Voluntarios son aquellos a los que se puede acceder por medio de determinadas técnicas de inducción ya sea psíquicas, como la meditación, contemplación, cantos (ícaros) o sonidos, o bien físicas, como la hiperventilación, psicodinamia o la presión en determinados puntos de la columna vertebral, en tanto que accidentales son aquellos producidos por situaciones traumáticas, shokeantes o de crisis generalmente ligados a pérdidas importantes. Este ultimo ítem podemos encuadrarlo dentro de lo que Stanislav Grof llama emergencia espiritual, que bien puede darse por una situación traumática o bien por una situación de crisis exitencial. Hay que tener en cuenta que no solo las situaciones traumáticas conducen a estos estados, sino también de excesiva euforia. Estos también pueden ser accidentales o voluntarios. Un ejemplo de estos últimos es el Tantra, que utiliza como vehículo para alcanzar EAC a distintas técnicas sexuales y al orgasmo.

Este último ítem es el que vamos a abordar precisamente por ser estas situaciones de nuestra competencia.

El motivo por el cual lo abordamos es muy simple: en psicología social sabemos que es necesario encarar una situación de emergencia desde múltiples miradas y en forma operativa, es decir, no nos toca a nosotros juzgar cual de todas las teorías del campo psi es mejor o más científica, sino cual de todas ellas es más operativa en un momento determinado. Nuestro campo perceptual y conceptual está preparado en función de distintos modelos posibles y no de un modelo determinado. Hacemos esta aclaración porque las irrupciones en EAC en situación de crisis pueden ser muy similares en algunos puntos a un brote psicótico, sin embargo la diferencia es radical.

En una situación de crisis sabemos que acontece lo que Alfredo Moffatt llama tiempo detenido , y es conveniente en este caso poder refrescar estos conceptos para poder ver con claridad en que punto un shock emocional puede pasar a ser un estado alterado de conciencia.

Una entrada al vacío

” A veces el tiempo queda detenido pero no de manera patológica: se trata de las inmensas vivencias de totalización que producen los estados emocionales límites, el impacto de un accidente, la exaltación en el triunfo largamente esperado, la embriaguez, el orgasmo. El yo queda fuera del tiempo y se autopercibe como totalidad histórica (el éxtasis religioso y el satori del budismo zen deben ser los casos límite)

Puede decirse que en un instante se vive la eternidad. Son los instantes en que quedamos fuera de la trama de los hábitos que sostienen la temporalidad de la vida cotidiana” (Alfredo Moffatt, Terapia de crisis. Pág 45)

Dentro del Esquema en Cruz con el que trabajamos, podemos ubicar al yo como un navegante en la línea de tiempo, es decir, nuestra historia y por ende nuestra identidad dependen de reconocernos en el tiempo como los mismos que fuimos, lo que somos y proyectarnos como lo que seremos a través de futurar recuerdos.

A este proceso le llamamos “continuidad yoica”, porque nos permite organizar el futuro e imaginarnos en el. La necesidad de organizar el futuro nos permite llenar el tramo de tiempo entre el ahora y la muerte, porque en la muerte está el vacío.

En situaciones de crisis, esta continuidad se rompe, el futuro tal cual lo tenemos estructurado ya no es, y lo que nos queda por delante es una de las catástrofes del yo: el vacío. El vacío es el tiempo detenido, todo lo que ocurre a nuestro alrededor parece una película, nos sentimos fuera de la realidad. Esta sensación podemos decir que es un estado alterado de la conciencia, sin embargo, al estado alterado al que nos referimos, es un estado más profundo, mas que un desplazamiento de la realidad o un detenimiento del tiempo es la entrada en otro plano de conciencia, en el que podemos tener una experiencia que, desde el desconocimiento podemos etiquetar como psicótica.

Los estados EAC vistos desde lo transpersonal son una expansión de la conciencia, capaz de percibir aquello que no vemos, o de entrar en contacto con los contenidos de un arquetipo, o de experimentar estados de muerte y renacimiento, incluso de visualizar simbolismos místicos o de entrar en estado de gracia o de completa integración.

Lo que nosotros denominamos vacío en nuestra cultura, en otras culturas es un estado buscado, la diferencia fundamental es que nuestra estructura yoica apoyada en lo racional, pocas veces es capaz de soportar aquellos contenidos de nuestro inconsciente colectivo o de estados mas trascendentes afluyendo a la conciencia.

Las emergencias espirituales a las que nos referimos, son profundísimos procesos de transformación e integración que van más allá de los estados aceptados tradicionalmente, de hecho, el concepto emergencia espiritual alude a emergencia como urgencia pero también como emergente de aspectos espirituales.

Lo pre y lo trans

Es necesario diferenciar dos aspectos que derivan de esta diferencia entre estados alterados voluntarios e involuntarios.

Uno de los planteos que se han hecho desde lo académico a los estados trascendentes es que son, en realidad una actualización del estado de no diferenciación que tienen los niños entre sujeto y objeto. Desde el psicoanálisis se los ha planteado como estados “oceánicos” o protomísticos. Visto desde este concepto, el estado transpersonal o de integración sería

Una regresión a estadios tempranos en el niño e incluso estados prenatales.

Ken Wilber hace una diferenciación fundante al sostener que en el niño hay una indiferenciación global, en el sentido de que solo hay sujeto sensoriomotor, y se apoya en Piaget al sostener que ” el sujeto es solo sujeto material”.

Por su parte, la experiencia de integración transpersonal se refiere a una integración completa de lo físico biológico, mental y espiritual, ya diferenciado y experimentado.

Wilber centra la diferencia en lo pre personal , es decir, antes de la formación de la personalidad, y lo transpersonal, posterior a la formación de la personalidad y el ego.

Visto como un proceso prepersonal, hablamos de un estado regresivo al narcisismo infantil, transformándolo en un reduccionismo, en tanto que lo transpersonal trasciende la personalidad y el ego.

Por el contrario, Jung confirmaba el estado pre personal sobre elevando el estado a transpersonal.

Volviendo al estado de vacío, podemos a partir de aquí distinguir una diferencia que aunque sutil es fundamental:

Deberemos tener en cuenta si la crisis tiene o no características pre o transpersonales, en el sentido de que una situación traumática puede derivar en una regresión que no necesariamente es un estado alterado de conciencia, en tanto que un EAC puede , en una situación traumática o no, ser una crisis de integración o trascendencia.

Estados alterados y estados alternativos.

Desde el punto de vista operativo, hay que tener en cuenta algunos factores a la hora de encontrarnos con un EAC.

En primer lugar, saber que no estamos frente a un brote psicótico sino que estamos frente a algo mas sutil que juega a favor de la salud y no de la enfermedad .

Tener en cuenta que en el momento mismo de la emergencia puede darse un EAC como producto de factores puramente físicos e involuntarios, o bien por un proceso interno que coincide con la configuración interna de la persona.

Cuando hablo de factores físicos me refiero al hecho de que una crisis emocional va acompañado de, por ejemplo, aumento del ritmo respiratorio, lo que puede derivar en un proceso de hiperventilación.

La hiperventilación produce un exceso de oxigenación en la sangre y en el cerebro, y puede provocar un estado EAC.

Los EAC por hiperventilación pueden aparecer luego de un estado regresivo general, de hecho, provocan una regresión hasta la fase uterina. Hasta aquí es regresivo, pero se transforma en transpersonal cuando pasa este estado desde la gestación hacia atrás, pudiendo ir hasta la memoria genética y aún más atrás, hasta el inconciente colectivo.

La fase regresiva de este estado puede producir también una fase regresiva a nivel físico, esto es: pérdida del control de esfínteres.

Cuando una persona entra en EAC la actitud a tomar sigue siendo la de acompañamiento, pero teniendo en cuenta que nosotros somos su punto de contacto con esta realidad

Si bien el asistido entra en un estado de conciencia acrecentada, debemos tener en cuenta que el asistente entra en un estado de conciencia alternativo.

Esto significa que si bien nosotros no podemos entrar en ese estado para compañarlo, sí modificamos nuestra percepción para poder acompañar la situación.

Nuestra conciencia, en ese momento tampoco esta en un estado normal, sino que la misma disociación debe estar centrada en el proceso que la persona está viviendo.

Tenemos que considerar que si ya en una situación de crisis de tiempo detenido, la persona poercibe la realidad de una manera diferente, en un estado EAC es probable que no haya, aparentemente, ninguna referencia compatible con lo que nosotros estamos viviendo.

Digo aparentemente porque sí hay un punto de contacto con nosotros o con esta realidad, y es el aquí y ahora.

Hay tres puntos en común con el asitido en ese momento, a través de los cuáles podemos llegar a él, y en lo posible, hacerlo regresar:

œ El tacto

œ La respiración

œ Uno mismo

El tacto: el contacto físico con otra persona, a través de la mano o del abrazo, si la situación lo permite, son un punto de contacto con esta realidad, porque solo se puede tocar ahora.

La respiración: La respiración también es el presente absoluto, porque nos mantiene vivos y eso es ahora, no ayer, no mañana

Uno mismo: A través de una palabra o una pregunta, dependiendo de la situación, se puede regresar a la persona a este estado de conciencia.

Suavemente y teniendo en cuenta estos tres punto se puede acompañar en el regreso a este estado de conciencia normal, si forzar la situación y teniendo en cuenta que la persona está viviendo un proceso interno único

Hemos visto algunos elementos a tomar en cuenta a la hora del trabajo en emergencia, sin embargo, hay que considerar que los estos estados alcanzados en forma accidental no son los mas frecuentes, pero si lo son aquellos que forman parte de un proceso de evolución del individuo en el cual diversas circunstancias de su vida han llevado a su configuración interna a un punto de necesidad de integración más trascendente.

Estos estados de integración trascendentes deben ser abordados en una forma muy especial teniendo en cuenta que se esta viviendo un proceso de profunda transformación, alcanzando a través de la crisis estados que van más allá de la personalidad.

Decíamos al principio de este trabajo que el pionero en buscar una finalidad más trascendente de la psiquis del hombre fue Carl Jung.

Precisamente, una de las etapas más productivas de su vida, en la que alcanzó el desarrollo de conceptos y des-cubrimientos más trascendentes, fue luego de un estado fronterizo que bordeó la psicosis pero en el que pudo sumergirse en los simbolismos más profundos del alma humana para alcanzar una comprensión más integra de la naturaleza del hombre .

Debemos tener en cuenta que en el área de la asistencia, cuando la emergencia espiritual acontece fuera de una situación de urgencia, contamos con mayores recursos para detectar y trabajar sobre la emergencia espiritual, pero este ya es tema que excede este trabajo.

Bibliografía Recomendada sobre Psicología Transpersonal/Analítica y Estados Alterados de Conciencia

Autores varios – Más allá del ego- Textos de Psicología Transpersonal – Editorial Troquel

Stanislav Groff y Christina Groff -Emergencia Espiritual – Ed. Planeta

Alfredo Moffatt– Terapia de Crisis

Carl Jung – El hombre y sus símbolos

Carl Jung – Psicología del espíritu – Fondo de Cultura Económica

Ken Wilber – El proyecto Atman – Ed Kairós

” ” – Sexo, ecología y espiritualidad

” ” – El espectro de la conciencia

” ” – Conciencia sin fronteras

” ” – Breve historia de todas las cosas

Richard Yensen – Hacia una psicoterapia psicodélica – Ed Liebre de Marzo

Revistas Takiwasi nº 1 al 5 – Editorial Takiwasi (Perú)

Carlos Castaneda – Enseñanzas de Don Juan – Fondo de Cultura Económica

Carlos Castaneda – Una realidad a parte – Fondo de Cultura Económica

” ” – Viaje a Ixtlan – Fondo de Cultura Económica

Anuncios

6 comentarios el “Estados alterados y alternativos de conciencia

  1. hola, que tal, muy buena su pagina, solo escribo para ver que pueden recomendarme sobre estados de conciencia pero en cuanto a un bailarin, eso me interesa mucho, hasta que estado puede llegar un cuerpo al ejecutar movimientos ritmicos y sobre todo con la ayuda de herramientas como lo son la musica, el canto y sustancia psicotropicas.
    Me ayudo muchisimo esta pagina para entender mucas cosas, pero en especifico que me podrian recomendar leer.
    Muchisimas gracias por la aportacion!!!

  2. Hola laura, dejame ver que textos específicos hay, aunque te voy anticipando que la danza derviche es una danza extática, también la danza y los tambores chamánicos, y hasta los bailes de odalisca que se combinan con el tambor son vailes extáticos con el fin de acceder a estados de conciencia en forma natural sin el uso de psicotrópicos. Si revisas en la página vas a encontrar un artículo como para ir empezando : La relación entre la música y el trance extático.
    Gracias por tus comentarios!

  3. Hola Hugo, en primer lugar quiero felicitarte por el blog. He empezado leyendo el artículo fabuloso que escribiste sobre la muerte del mítico personaje de Castaneda. Durante mucho tiempo leí su obra y me pareció que encerraba enseñanzas interesantes, ya fueran tomadas en sentido literal, es decir, como experiencias vividas por el autor, o en sentido simbólico, en cualquier caso útiles.
    Por otro lado, muchas de las lecturas que recomiendas también eran las mías en la misma época, como Jung. En fin, que creo que como dice un refrán de castellano viejo “Dios los cria y ellos se juntan”.
    Empecé con el artículo de Castaneda, como iba diciendo, y luego me perdí por el bosque del blog, hasta que atrapó mi atención el interés de Laura por la danza y los estados de conciencia que se pueden alcanzar con este medio, con la música y con las sustancias psicotrópicas. Vi que hacías unas recomendaciones en las que yo también estaría interesado, pero si sirve una experiencia que tuve hace tiempo sin buscarla, y sin sustancias psicotrópicas, la actitud de uno frente a la música y el ritmo y cierta predisposición personal, pueden producir estados de conciencia un tanto alterados. Y digo “un tanto alterados” porque al tratarse de una vivencia personal, no las puedo comparar con las que han tenido los otros.
    Lo cierto es que una noche estaba bailando salsa, cuando estaba aprendiendo y después de cinco o seis horas bailando y habiendo bebido sólo un poco de agua, llegó un momento en que no sabía ni lo que hacía con los pies, era como si fueran solos y entré como en un estado de abandono y placidez. Desde luego no tuve visiones ni nada por el estilo, pero fue un estado, una sensación física y psicológica de gran placer.
    Con esto lo que quería expresar que a veces buscamos fuera lo que ya tenemos, e identificamos el camino o el medio con el fin.
    Bueno, después de estas palabras y este desahogo, felicitarte de nuevo por el blog.
    Un saludo.

  4. Estimado Bacdiras: desde ya muchas gracias por tus comentarios respecto al blog y también espero que encuentres material de interés.
    En cuanto a la anécdota de la danza, particularmente coincido con vos en el sentido de que si bien hay danzas específicamente estáticas, esto no implica que sean las únicas que pueden conducir a una experiencia de conciencia ampliada.
    lo que vos me contás me recuerda a una experiencia narrada por el corredor brasilero Airton Sena, que cuenta que en una ocasión, corriendo el Le mans, en un momento determinado entra en un estado de superación, no temor y total dominio de lo que hacía, algo que, según cuenta, jamás le había sucedido. Según narra, la sensación era la de no ser él quien conducía.
    Con esto lo que quiero significar es que en realidad cualquier cosa puede conducirte a un estado de conciencia ampliada.
    Por si te interesa, el ejemplo que te dí pertenece al libro “la evolución de la conciencia” de Robert Ornstein.
    Un abrazo

  5. Estimado Hugo Basile,
    me interesa contactarme con usted para un ensayo que estoy escribiendo. Le pido que me mande un mail a mi privado y le explicaré los detalles de mi trabajo a fin de que usted evalúe si le interesa ser entrevistado por mí, en forma presencial o virtual de acuerdo a donde usted resida.
    Soy de Capital Federal, Buenos Aires.
    Muy interesante su artículo.
    Saludos cordiales.

  6. Saludos mi estimado, buen escrito sobre un aspecto fundamental de un nuevo paradigma emergente en occidente, una pregunta la imagen de las serpientes, ¿me podrías dar sus datos? me intereso mucho, gracias. paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s