Teatro Magia: ¿arte de magia o la magia del arte?

Artículo escrito y publicado originalmente para la revista Mithos, dirigida por Hugo Basile, por el Dr. Gabriel Ventayol

Cuando entramos en un teatro algo nos envuelve. Emanaciones etéricas, fluidos en el ambiente, vías, elementos flotando en los rincones y en cualquier lugar donde nos ubiquemos, un algo especial en el que reconocemos a la auténtica MAGIA.
Cuando penetramos al camarín de un actor, nos encontramos ante ese ser que se transforma en personaje, que se transmuta para convertirse en otro como por arte de magia.
¿De dónde proviene el hechizo del personaje? ¿El encantamiento de su voz, la magia de sus manos y de su silencio cargado de fluidos ? ¿Y el actor, ese ser distinto, sensible a cada manifestación vital, accediendo al magnetismo de las supersticiones propias del ambiente teatral? Todo proviene de algo MAGICO, que deviene de los principios del tiempo, desde el inicio mismo de la vida terrestre, es decir, desde los remotos arcanos de la tierra.
Para no caer en divagaciones basta acotar hechos y actos precisos que confirman que el teatro fue producto de la MAGIA, por cuya razón el actor se convirtió en el mago de la escena, quien al investirse de su atuendo de personaje, cumple con el ritual de una transmutación, entregándose a la sagrada tarea, al igual que un sacerdote cuando con sus vestiduras litúrgicas se entrega a su culto enfundado en la SMYA, amplia tónica con mangas y cola, en el COTURNO, calzado con gruesa suela para aumentar así su estatura en el momento de su presentación y la MASCARA, usada en la antigüedad, configurando así un solemne atavío que solo dejaba sus manos al descubierto para expresar con ellas el sentimiento que desbordaba su figura.
Sabemos que el teatro propiamente dicho nació en Grecia, producto de “conjuros, danzas y representaciones”, de brujos y claves, con el propósito de alejar los malos espíritus, investidos entonces de “ máscaras, disfraces y pinturas” , cuyo conjuro hacía la PANTOMIMA, que sujeta a cánones imprecisos e impuestos por las costumbres, entre ello9s los rituales, adquirieron el ritmo dando así nacimiento a la DANZA.

Grecia dio origen también al culto dionisíaco, teniendo como dios a Dionisios, equivalente a las BACANTES, del Baco de los romanos, rindiendo culto a la luz de antorchas, enmarcados con música de flautas pastoriles, al mismo tiempo que se rendía culto a los árboles y sus frutos, a la uva y al vino.
La embriaguez y el frenesí religioso, ENTUSIASMO en griego, los impulsaba a correr entre alaridos y desmesurados movimientos, concluyendo en excesos de todas clases, cayendo en el famosos furor dionisíaco.
En un comienzo se contaba con el EXARCOS, conductor del coro, vestido con parches de macho cabrío haciendo de SATIRO, dando origen así a un antifaz a la primera y más expresiva forma del teatro de la antigüedad. La TRAGEDIA, cuyo nombre deriva precisamente de TRAGOS, que significa “macho cabrío” en griego.
La forma del SATIRO, dio lugar también al nacimiento de la tragedia satírica, representación menos seria, a través de la cual nació entonces la COMEDIA, encuadrada por la risa, que según Aristóteles, es nombre derivado de Kosmos, canción burlesca con la que dos ciudadanos se castigaban mutuamente satirizándose descarnadamente.
El teatro cobra dimensión masiva cuando TEPSIS, la joven natural de Icaria Atica, transformó los EXARCOS en un diálogo al introducir al primer actor denominado “ Hipócrites” en griego, que daba respuesta al Corifeo.
Tepsis se convierte así en el primer transhumante, acondicionando los primeros elementos en un carromato, denominado la carreta de Tepsis, antecedente de la posterior farándula.
Además es reconocida como la creadora de la máscara sin pintura”, de lienzo, luego de la utilización del yeso únicamente en el rostro de los actores.
Hasta aquí se ha pretendido demostrar la concomitancia de la magia con el teatro. Si la “magia” es la forma del pensamiento expresado en mil maneras, podemos decir que la “Magia del teatro”, es la emisión de las mentes y las ideas que el espectador recibe por cuya razón muchas veces se siente “atrapado, magnetizado y subyugado”, por cuyo motivo formulamos esta pregunta:¿ No es el actor un mago, considerado un brujo ancestral que hace vibrar al espectador con una fuerza plena de erotismo mental?
Por lo expuesto en la nota, cabe la reflexión sobre si el teatro surgió por Arte de Magia, o si por la Magia surgió el Arte…

Anuncios

Un comentario el “Teatro Magia: ¿arte de magia o la magia del arte?

  1. Hola
    me intereso mucho el articulo y me gustaría saber más sobre el tema y sobre asuntos parateatrales, tengo bastantes dudas que me gustaria resolver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s